Fidelis Regi - Grupo de recreación medieval

Fidelisregi es un grupo de recreación histórica medieval

El 10 de septiembre de 1213, Pedro II de Aragón, en defensa de sus vasallos cátaros, pone sitio a la plaza de Muret, refugio de cruzados. Durante el mismo el Rey es herido, muriendo a los pocos días. Su hijo de 5 años Jaime I, queda sometido a la tutela del cruzado Simon de Monfort, siendo recluido en el castillo de Monzón, donde comenzará su formacóin como futuro rey.

Mientras tanto los nobles del reino aprovechan la minoría de edad del rey para aumentar sus poderes y exigencias, llegando incluso a tener retenido al joven rey durante dos años en el torreón de la Zuda en Zaragoza.

A partir de este momento se inicia la lucha de Don Jaime por mantener su poder frente a los nobles y el enemigo árabe. Comienza así un periodo de luchas y conquistas que llevarán a extender el reino de Aragón más allá de tierras Valencianas.

Durante todo el reinado las discrepancias de los nobles serán continuas, hasta llegar a su máximo punto, cuando una parte de la nobleza apoya al hijo bastardo del rey, Fernádez ánchez de Castro, contra su propio padre; aunque finalmente será derrotado.

A pesar de estos inconvenientes, el Rey Don Jaime conseguirá extender los dominios de Aragón como ya nunca se volverá a hacer, su fama y gloria se coronarán con el reconocimiento de sus contemporáneos al asignarle el nombre de JAIME I EL CONQUISTADOR.

Todos estos logros no hubieran sido posibles sin el apoyo constante de una parte de la nobleza y sus hombre, cuyo juramento de fidelidad al rey estaba por encima de todo interés personal, y cuya única meta era defender al reino y al hombre que los llevaría a la gloria.

Son hombres como Beltrán de Lanaja, Pedro Cornell, Jiménez de Urrea, Pedro Pomar, Ruy Jiménez de Luesia, Pelegrin de Atrocillo, Rodrigo de Lizana, Juan Martínez de Eslava, Fernández de Azagra, Artal de Alagón; gentes sencillas de Aragón, de Cataluña, de cercanas tierras castellanas y de agrestes montañas norteñas, estos son los leales al rey, auténticos Fidelis Regis.

Soldados que no solo acompañaron al rey en los buenos momentos de victorias como en Burriana, Peñíscola, Morella, Mallorca; y tantos otros sitios de la geografía de la península; sino también en los amargos momentos de la derrota, como en la fracasada aventura a Tierra Santa, y en las largas noches donde se bebía, cantaba y lloraba por los compañeros perdidos en la lucha.

Este es nuestro espíritu, nuestro fin, la unión de todos por un bien común, un grupo de soldados y sus familias que brindas juntos en la victoria y no lloran solos en la derrota.

FIDELIS REGIS.